29 de octubre de 2009

Viviendo al límite

Por cierto, que ayer llevé al extremo mi aquilatada costumbre de pasear por Madrid, de evitar coger el metro siempre que puedo (=quiero) e ir caminando (mucho más bonito que "andando", ¿no?) adonde sea.

Según Google Maps, recorrí en total 13,5 kilómetros: 4,7 por la mañana y 8,8 después de comer.

Con razón estoy hoy medio cojo...

2 comentarios:

Daniel dijo...

ro tu no curras cabrón?
Dani

grankabeza dijo...

Pues claro que curro, chaval!

Ese día iba a unas jornadas en Madrid.

Salí con tiempo de casa para poder darme el paseo por la mañana.

Como no había tenido suficiente, después de comer atravesé Madrid de punta a punta...

:-P