20 de febrero de 2009

Que alguien me enseñe a leer...

...en diagonal, en zig zag, o como se diga, pero a leer mucho y muy rápido!

Hoy me ha llegado mi segundo cargamento de libros de Amazon en un mes:

Born Digital: Understanding the First Generation of Digital Natives de John Palfrey y Urs Gasser

The Wealth of Networks: How Social Production Transforms Markets and Freedom de Yochai Benkler

The Public Domain: Enclosing the Commons of the Mind de James Boyle

Information Architecture: Blueprints for the Web de Christina Wodtke y Austin Govella

Here Comes Everybody: The Power of Organizing Without Organizations de Clay Shirky

Presentation Zen: Simple Ideas on Presentation Design and Delivery de Garr Reynolds

slide:ology: The Art and Science of Creating Great Presentations de Nancy Duarte

Where Wizards Stay Up Late: The Origins Of The Internet de Katie Hafner

Spinning the Semantic Web: Bringing the World Wide Web to Its Full Potential de varios autores

4 comentarios:

minguille dijo...

¿El segundo del mes?
that's kind of weird, isn it?

grankabeza dijo...

Ya sabes, cada cual tiene sus pequeños vicios...

Anónimo dijo...

Aqui te dejo esta maravilla, con todo el carigno de otro librofilo, que no lector...Es de esos textos que me acompagnan, y siempre me emocionan.
Un abrazo
D.

"— No puedo negar que me duele no ocuparme de los libros, tengo un sentimiento físico por ellos, de vez en cuando me sorprendo en diálogos de despedida con ellos. En los últimos tiempos han venido a añadirse libros completamente nuevos y valiosos, y la idea de que los he leído tan poco, casi nada, me da fuerzas. Con la mayor desenvoltura me digo en voz alta que estos libros aún sin tocar no dejarán que me vaya, y quizá es ésta su función y ya ni siquiera espero que llegue a leerlos. Una especie de penoso autoengaño se esconde en este asunto, por primea vez en mi vida tengo la sensación de utilizar los libros para un fin impreciso, y que se trate de un fin comprensible y, a la postre, nada mezquino, no arregla las cosas. Me duele pensar que los libros caerán en manos ajenas o que incluso se venderán, me gustaría que permanecieran donde están ahora y que yo pudiera visitarlos de vez en cuando sin ser visto, como un fantasma. [...] Entre mis libros se hallan las mayores de todas las exquisiteces, y yo, yo he vivido con ellas."
E. Canetti

grankabeza dijo...

Vaya par, tú y yo...

;-)