14 de enero de 2010

No tengo nada que contar, pero sí ganas de escribir.

Escribir en gruñidos, gemidos, olores, caricias.

Y después caer rendido.

1 comentario:

Silvina dijo...

Lacán para principiantes :)